Conectate con nosotros

Salud y Bienestar

¿Es de los que se burla o ridiculiza la depresión? Debería ver esta charla con la doctora Fernanda

Esta es una enfermedad real, no un invento, que incluso mata. No se trata de ganas de molestar ni de falta de voluntad. Así de sencillo: mañana puede ser usted. La doctora Fernanda Hernández tuvo una interesante charla con Juan Diego Alvira sobre la depresión, una pandemia que afecta a millones de personas y sobre…

Publicado

en

¿Es de los que se burla o ridiculiza la depresión? Debería ver esta charla con la doctora Fernanda

Esta es una enfermedad real, no un invento, que incluso mata. No se trata de ganas de molestar ni de falta de voluntad. Así de sencillo: mañana puede ser usted.

La doctora Fernanda Hernández tuvo una interesante charla con Juan Diego Alvira sobre la depresión, una pandemia que afecta a millones de personas y sobre la que, como toda enfermedad mental, existen muchos mitos y estigmatizaciones.

Por responsabilidad, usted y sus conocidos deberían ver esta conversación.

Lo invitamos a dar clic en el video o, si lo prefiere, a leer las siguientes reflexiones de la doctora Fernanda:

  • La depresión no es una moda. Incluso Hipócrates hablaba de la melancolía. Esta es una enfermedad que nos ha acompañado siempre, pero ahora es más visible y la estamos diagnosticando más.
  • En el mundo hay una epidemia de depresión, un problema de salud pública: 350 millones de personas diagnosticadas, el equivalente a toda la población de Estados Unidos.
  • En Colombia, aproximadamente el 5% de la población la tiene. Es decir, una de cada 20 personas.
  • Es una enfermedad real, frecuente, que no discrimina. Puede ocurrirle a cualquiera, en cualquier edad, cualquier raza, cualquier estrato social, sin importar la religión o el género.
  • Es una epidemia silenciosa porque la gente no suele hablar del tema por la estigmatización, la falta de conocimiento y la falta de información.
  • ¿Por qué es tan difícil hablar de la enfermedad mental? Primero, porque no la vemos. Si usted llega con una herida, con una fractura, ahí está la lesión. Pero cuando a usted le duelen las emociones, dónde se soba la persona. Es más fácil tener un dolor físico a uno emocional.
  • Segundo, porque no estamos acostumbrados a hablar de las emociones. Cuesta reconocer las emociones negativas, que me “duele el alma”, porque además esto carga con un estigma. Cuando usted dice que no se quiere vestir, no se quiere levantar, que nada lo motiva, carga con este estigma: si voy al psiquiatra y me mandan unos medicamentos, me dirán loco. Nada de eso.
  • Aquí hay un llamado muy importante: esta es una enfermedad, una enfermedad como la diabetes, la hipertensión, la artritis, una enfermedad que como tal tiene unas causas y un tratamiento.
  • Hay muchas causas para la depresión. Es una combinación, una mezcla de razones. Factores genéticos, factores biológicos, factores psicososiales. También el consumo de sustancias y la presencia de otras enfermedades.
  • Hay que entenderlo: como el cuerpo, la mente también se enferma.
  • ¿Qué no es la depresión? No es pereza, no es falta de voluntad, no es falta de carácter, no es debilidad. Mucha gente dice “usted puede”, “se está haciendo”, “eso es falta de voluntad”. ¡Error!  
  • ¿Cuál es la diferencia entre tristeza y depresión? Absolutamente todos nos hemos sentido tristes y es normal sentirnos tristes. Esta es una reacción emocional normal a situaciones de la vida cotidiana. Si tenemos una perdida, un enfrentamiento, nos vamos a sentir tristes. Pero esto es transitorio y alterna con otras emociones, de felicidad, de humor. Además, no interfiere con nuestro desempeño.
  • ¿Qué pasa con la depresión? Estamos hablando ya no de una reacción, sino de una enfermedad. Es más que una tristeza pasajera, es intensa y duradera en el tiempo. Es casi todos los días, la mayor parte del día, al menos durante dos semanas. Incapacita para estudiar y trabajar. Hay otros síntomas, físicos y emocionales, y tiene unas complicaciones, la más grave de ella, el suicidio.
  • La salud mental ha sido como la cenicienta. Consultar a los psiquiatras o psicólogos es una necesidad, no debe dar pena. Así como vamos al odontólogo, al oftalmólogo, podemos ir a esos otros especialistas. De diez personas con depresión, siete no consultan. Hay que dejar a un lado los estigmas e ir al médico. Para los que están sufriendo, el mensaje es que hay tratamiento.
  • ¿Cómo ayudar a alguien que tiene depresión? Escuche atentamente, empáticamente a ese ser humano. Acompañe, no juzgue a esa persona ni le diga: “eso se le va a pasar, no llore, usted lo tiene todo”. Ahí se siente peor, siente más culpa. La depresión es como tener un velo que no le deja ver, que no le permite tomar decisiones. Si usted llega con una herida abierta al hospital, qué tal le dijeran: “eso se le va a pasar, ponga de su voluntad”. ¡No! Eso necesita una intervención médica.
  • Ojo cuando alguien hable de intención suicida. Perro que ladra, en estos casos, sí muerde.
  • Ayude a combatir la estigmatización. Ir al psiquiatra o al psicólogo está bien, no es malo, y nadie debe juzgarlo por ello. Únase a la conversación con #YoTambiénVoyAlPsiquiatra
Te Puede Interesar   Foto húmeda de Sara Corrales vuelve locos a sus seguidores

Salud y Bienestar

La medicina tradicional con la que indígenas enfrentan el Covid

Según el más reciente boletín del Sistema de Monitoreo Territorial (SMT) de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), el coronavirus deja hasta el momento 14 fallecidos y 517 casos confirmados en 25 pueblos indígenas de todo el país. Sin embargo, las comunidades nativas colombianas están haciéndole frente a la pandemia y frenando su avance…

Publicado

en

La medicina tradicional con la que indígenas enfrentan el Covid

Según el más reciente boletín del Sistema de Monitoreo Territorial (SMT) de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), el coronavirus deja hasta el momento 14 fallecidos y 517 casos confirmados en 25 pueblos indígenas de todo el país.

Sin embargo, las comunidades nativas colombianas están haciéndole frente a la pandemia y frenando su avance con sus métodos tradicionales.

Yidid Ramos, indígena kankuama de la Sierra Nevada de Santa Marta, tiene a su cargo el componente de medicina tradicional intercultural de la ONIC. Ella recibe todas las recomendaciones, consejos y conocimiento de las mayoras (médicos tradicionales) del país, para difundirlo en las comunidades indígenas y así, combatir la enfermedad que deja en Colombia 25.366 contagios, a la vez de 822 fallecidos.

Salud integral

“La salud de nosotros es integral”, le dice Yidid Ramos a la Agencia Anadolu, al dar a conocer algunas de las medidas que están llevando a cabo los pueblos nativos de Colombia para evitar y tratar el virus.

La primera acción es el control territorial: se controla el ingreso y la salida de cada persona. Solo entran o salen de las comunidades aquellas personas que realmente lo tengan que hacer.

Segundo, agrega Yidid, “hay un conocimiento ancestral donde comienza todo. Primero se hace una armonización espiritual y pagamentos a los sitios sagrados en todas las comunidades indígenas a lo largo y ancho del país, donde se le pide permiso a la Madre Tierra para manejar el virus y para que llegue la sanación”, indica.

Hay un tercer frente que tiene que ver con uso de plantas propias, autonomía y soberanía alimentaria cuando se genera un “desequilibrio” en el cuerpo.

“Las plantas amargas se usan para hacer los rituales, o las plantas dulces para baños y armonizaciones”, explica Ramos.

Y hay un cuarto frente relacionado con tratamientos de la medicina tradicional, “que se conjuga con el intercultural”. Ramos detalla en este punto que hay un tipo de plantas y medicamentos específicos para cada estadio de la enfermedad.

Por ejemplo, cuando las personas no tienen el virus o son asintomáticas, además de las recomendaciones generales, pueden tomar un té o infusiones de una planta conocida como primavera. O cuando se presentan síntomas leves, se hacen vaporizaciones con eucalipto, hoja de naranjo, limonaria o jengibre en agua panela caliente, que “ayuda a fortalecer el sistema inmunológico”.

Luego, ante una “simple gripa o infección respiratoria aguda” se utilizan antibióticos naturales como el ajo, la cebolla, el eucalipto, el orégano, romero, ortiga, equinácea, limón, propóleo o vinagre de manzana.

Después, cuando las personas empiezan a sentir síntomas del virus, como dificultad respiratoria o dolor de garganta, empieza un tratamiento en el que “se tienen que hacer gárgaras de bicarbonato con limón o limón con ajo, molido en agua, y vaporizaciones con cordoncillo o matico, yerbamala, manzanilla, yerbaluisa, eucalipto” y medicamentos como aspirinetas y naproxeno.

“Aquí la medida que se toma es el aislamiento preventivo en casa, pero como en nuestras comunidades no hay cuartos separados, sí se debe disponer en una maloka o un sitio apartado, y que otra persona le pase los alimentos”, explica.

Finalmente, cuando hay síntomas graves, desde la medicina propia se estableció que las personas deben “entrar en pagamentos, desde la parte espiritual y hacer rituales”. Esta situación “se pone en conocimiento de los mayores sabedores y de los padres espirituales para que orienten e indiquen cómo se va a hacer la armonización”.

Y junto con lo anterior, se hacen licuados verdes y rojos que “fortalecerán el sistema inmunológico y vaporizaciones con tabaco (porque es medicinal), yerbaluisa, aspirinitas y naproxeno y un jarabe de berro”.

En resumen, hay plantas para diferentes cosas, “pero a medida que se van intensificando los síntomas, las plantas se van reforzando”.

Tecnología

Aprovechando las facilidades de la tecnología y las comunicaciones, las comunidades indígenas también difunden sus saberes medicinales a través de redes sociales como Facebook o Whatsapp.

Así lo hace Betty Sousa, auxiliar en Salud Pública perteneciente a la comunidad Tikuna Yoi del departamento del Amazonas.

Alternando su traje típico y el de trabajadora de salud, Sousa explica las bondades del tabaco de la selva, una planta antiséptica; la yerbaluisa o hierbaluisa, que tiene una función anti-inflamatoria y relajante.

“Para las vaporizaciones, se hierven tres litros de agua, se ponen las plantas en el agua caliente, se deja tres minutos, se echa Vick Vaporub en el agua, se cubre al paciente de pieza a cabeza con una manta, y se queda allí por 20 minutos”, dice en uno de sus videos.

Y agrega que cuando los pacientes tienen mucho dolor en el pecho, espalda y cabeza, se les va a administrar tres aspirinetas y dos naproxenos para ayudar a disminuir el dolor. O para el dolor de la garganta, recomienda “coger un limón y un diente de ajo, se machuca, se tibia y se pone una pizca de sal, para hacer gárgaras dos o tres veces al día (…) eso para limpiar la garganta”.

“Esta es la forma con la que estamos tratando a nuestros pacientes y el resultado ha sido óptimo, y en tres días nuestro paciente deja de sentir los síntomas y empieza a recuperar su cuerpo”, dice Betty.

Esta mayora del Amazonas le contó a la Agencia Anadolu que hasta ahora ha atendido a más de 20 pacientes positivos para Covid-19 y entre estos, seis en estado crítico.

“Los familiares habían llamado a la ambulancia y nunca llegó a recogerlos. Pero afortunadamente llegué e hice el tratamiento y en tres días superaron la crisis y están muy bien”, manifestó.

Consejos

En un audio de Whatsapp, la mayora Yahaira del pueblo Mokaná, en el Atlántico, aconseja utilizar una planta conocida como berro, que “da oxígeno a la sangre y al cerebro, desinflama los pulmones”.

“Es muy bueno ya que se usa para curar para el Alzheimer, la tuberculosis, asma y neumonía. Es un purificador y es bueno para subir defensas”, señala.

Esta mujer explica paso a paso cómo hacer el jarabe de berro, al que le pone también agua y cuatro cucharadas soperas de azúcar morena para endulzar.

“Previene que se hagan obstrucciones en la sangre, porque aumenta el fluido sanguíneo. Desinflama y limpia los pulmones. Esto se les daba a las personas que sufrían de tuberculosis en el Hospital del Niño Jesús, yo lo he comprobado en casos de asma porque se lo he recomendado a muchas personas, y el Alzheimer y les ha servido”, afirma.

Otra recomendación es la de Mery Fasabi, una profesora del Pueblo shipibo-konibo (Amazonas) y voluntaria del denominado Comando Matico (o cordoncillo).

Según la profesora, esta planta que se puede conseguir en cualquier lugar, se mezcla con limón, diez hojas de mucura o anamú (utilizada por las tribus amazónicas para aliviar enfermedades del sistema respiratorio, dolores de cabeza o articulaciones), diez de ajo sacha, diez de eucalipto, un puñado de hierbaluisa y manzanilla, dos dientes de ajo, un pedazo de jengibre, o kion, como lo conocen muchas comunidades, y se hacen vaporizaciones y té.

Sin embargo, a pesar de sus conocimientos ancestrales, las comunidades indígenas no han estado exentas del nuevo brote de coronavirus, dada su facilidad de transmisión y otros factores externos.

Te Puede Interesar   Asesinaron al exfutbolista paisa Juan Diego González
Seguir leyendo

Salud y Bienestar

Una nueva manera de llevar la ‘medicina’ de la felicidad a los niños

Ataviados con batas blancas y una nariz de payaso, rostros coloridos, una sonrisa de oreja a oreja y derrochando una alegría inagotable, estos ‘médicos’ recorrían pasillos y habitaciones del Hospital Universitario Erasmo Meoz y clínicas de Cúcuta, llevándole la ‘medicina’ de la felicidad a los niños internados y que padecen cáncer. La pandemia del coronavirus…

Publicado

en

Una nueva manera de llevar la ‘medicina’ de la felicidad a los niños

Ataviados con batas blancas y una nariz de payaso, rostros coloridos, una sonrisa de oreja a oreja y derrochando una alegría inagotable, estos ‘médicos’ recorrían pasillos y habitaciones del Hospital Universitario Erasmo Meoz y clínicas de Cúcuta, llevándole la ‘medicina’ de la felicidad a los niños internados y que padecen cáncer.

La pandemia del coronavirus entorpeció la loable labor de estos voluntarios, a quienes la crisis los llevó a transformar su misión para seguir manteniendo el contacto con sus pacientes y sus familias. 

Aunque, por ahora, no pueden ingresar a las instituciones médicas, las fundaciones Hospiclow y Happy Clow por un Sueño no dejan de llevar un mensaje de esperanza a quienes lo necesitan.

Hospiclow cumple este año un lustro de labores y ya cuenta con 30 integrantes. Por estos días desarrolla la campaña ‘Sonrisas por alimentos’ para ayudar a las familias que más lo necesitan, afectadas por la crisis que ha generado la COVID-19. Con esta iniciativa quieren apoyar al menos a 50 hogares de Cúcuta.

Juan Santos, presidente de la fundación, invitó a la ciudadanía a unirse a esta noble causa, para la cual están recaudando dinero. Recordó que a través de su perfil en Facebook están publicando todos días, en las tardes, cuentos que son leídos por voluntarios, como una estrategia para llevarles un rato de alegría a los pequeños.

Nuestra labor se caracteriza por hacer terapias de la risa en comunidades vulnerables e ir a las clínicas y compartir con los niños, pero en estos momentos no es recomendable. Entonces, como un gesto con esos barrios a los que hemos asistido, quisimos tener esa campaña, para tenderles una mano. Por un mercado que le llevemos a una familia, esa familia nos entrega una sonrisa”.

Te Puede Interesar   La tendencia del mercado Medicina deportiva muestra un rápido crecimiento para 2023 y el impacto Covid-19

Para Santos, una sonrisa vale mucho y es fácil de dar. Por eso, también la vicepresidenta de Hospiclow organizó los cuentacuentos, actividad a la que se sumaron 41 personas, algunas no son de la fundación. 

‘El soldadito de plomo’, ‘Blanca Nieves y los siete enanos’, ‘La ratita presumida’, ‘El príncipe rana’, ‘Juan sin miedo’, ‘Cenicienta’ y ‘El príncipe y el mendigo’ son algunas de las historias que han sido relatadas. “Nosotros esperamos que estos cuentos lleguen a los niños que por alguna circunstancia en estos momentos están hospitalizados”, agregó.

El presidente de la fundación manifestó que en su sede, en el barrio Ceiba, capacitan a los voluntarios, aunque durante la cuarentena esto tampoco lo han podido hacer. Sin embargo, han llevado esos espacios de formación a las plataformas virtuales. 

Risoterapia y músicoterapia

La Fundación Happy Clow por un Sueño lleva tres años de labores y también tiene 30 doctores de la alegría. La pandemia los llevó a pensar en qué hacer para seguir llevando un mensaje de esperanza a los infantes que pasan sus días en clínicas y en el hospital Erasmo Meoz, a sus familias y al personal médico que los atiende.

Fue así como una tarde, unos ‘clow hospitalarios’ llegaron hasta las afueras de la Clínica Medical Duarte y con la ayuda de una corneta de alto alcance, instalada en un vehículo, comenzaron a cantar temas infantiles y a bailar a su ritmo.

“Todos los fines de semana visitábamos los centros médicos llevando músicoterapia y risoterapia a los niños, en especial a los que tienen cáncer. Con el coronavirus nos dijimos: ‘¿y ahora qué?… Pues busquemos la forma de seguir llevándoles alegría a esos niños’”, expresó Juan Carlos Quintero Balaguera, director de Happy Clow por un Sueño.

Te Puede Interesar   La explicación al gran aumento de casos de coronavirus en Colombia este martes

Esta iniciativa también la han desarrollado en las áreas exteriores del servicio de urgencias y de consulta externa del Meoz. Quintero subrayó que la mejor recompensa que reciben es ver a los pequeños pegados a las ventanas, saludándolos y disfrutando de un momento de entretenimiento.

Además, la fundación implementa por estos días, a través de sus redes sociales, la ‘Rapatón’, actividad que organizan cada año y la cual consiste en cortarse el cabello para demostrarles a los pacientes pediátricos oncológicos que “ellos no están solos” en su proceso de recuperación. 

“Entonces nosotros nos ‘calveamos’. Esto lo solemos hacer en el centro comercial Unicentro, pero por las circunstancias, este año montamos unos videos en internet para que los niños nos digan que nos quieren ver calvos”.

El director de Happy Clow por un Sueño aseguró que la pandemia los llevó a comenzar desde cero, a reinventarse para cumplir su misión, pues estaban acostumbrados al contacto paciente-clow, a transformar sus habitaciones en mundos de fantasía. Ahora, esos escenarios mágicos los recrean desde afuera y en las plataformas virtuales.

Seguir leyendo

Salud y Bienestar

Mujeres en el SNS: más médicas y enfermeras que hombres

Las mujeres tienen más peso en el Sistema Nacional de Salud (SNS) que los hombres. Sin embargo, esto no siempre ha sido así y, su proyección en la medicina española ha evolucionado rápidamente desde que comenzó la democracia, produciéndose el ‘sorpasso’ en 2017. Los primeros datos del Instituto Nacional de España (INE) en los que…

Publicado

en

Mujeres en el SNS: más médicas y enfermeras que hombres

Las mujeres tienen más peso en el Sistema Nacional de Salud (SNS) que los hombres. Sin embargo, esto no siempre ha sido así y, su proyección en la medicina española ha evolucionado rápidamente desde que comenzó la democracia, produciéndose el ‘sorpasso’ en 2017.

Los primeros datos del Instituto Nacional de España (INE) en los que aparecen reflejados el número de facultativas colegiadas se remontan a 1954, año en el que 334 mujeres ya estaban en el listado.

DIRECTO | Coronavirus España: últimas noticias, última hora hoy

Por el contrario, ese mismo año había 31.284 hombres colegiados y, en total, 31.618 médicos que se encontraban adscrito a un colegio profesional. Así, las mujeres solo representaban una pequeña parte del total.

Poco a poco, el número de profesionales fue aumentando una vez que se superó la etapa más dura de la dictadura franquista. 


Enfermería siempre ha contado con un mayor número de mujeres entre sus filas


A pesar de ello, no fue hasta 1965 cuando por primer vez hubo más de 1.000 mujeres colegiadas en España, en concreto, 1.044.

No fue hasta 1976 cuando las mujeres alcanzaron el 10 por ciento del total de médicos colegiados en España. En ese año, ellas eran 6.503, mientras que los hombres 58.094.

Una vez que se consolidó la democracia el crecimiento del número de facultativas fue muy rápido -mientras que durante el franquismo fue lineal- y ya en 2017 se produjo el ‘sorpasso’, ellas representaban el 51 por ciento del total de colegiados, siendo 127.979 y ellos 125.817.

Te Puede Interesar   ¡Toda una dura! La hija de Daddy Yankee lo muestra con poca tela y lo tiene negrito




Más enfermeras a lo largo del tiempo

En el lado opuesto se encuentra Enfermería, una profesión en la que desde que hay registros (1978) las mujeres han representado más del 50 por ciento del total de profesional. Ya en 1978 eran 66.559 frente a los 30.551 hombres.

Esta brecha no se ha cerrado nunca y, con la llegada de la democracia la tendencia se consolidó. En 1983 ya había 102.444 enfermeras colegiadas y solo 37.402 hombres.

En 2007 se superó la barrera de las 200.000 enfermeras y, ya en 2019 son 266.020 frente a 50.074 hombres, unas cifras que demuestran el valor de la mujer en la profesión. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Seguir leyendo

Trending

Copyright © 2017-2019 Noticias Huila Diseñado por P&C Marketing